Historias dentro de las historias

Spread the love

Lamentablemente, o afortunadamente,  las personas que tenemos alma de escritor, como yo, vemos historias en cualquier lado y en cualquier momento. Podrás decir que eso está bien si te dedicas a la escritura, ya que por cualquier cosa puedes crear un mundo entrañable o un artículo como éste, pero he de confesar que también tiene su parte contraria ya que, por andar divagando entre historias y la imaginación, no prestas atención a tu alrededor y luego tus amigos o compañeros te molestan porque no pones atención, por estar siempre en las nubes o por no estar presentes en el aquí y en el ahora.

La verdad es que a mí no me interesa mucho, prefiero vivir mil veces dentro de mi cabeza que tener que estar presente en la realidad en la que vivo; prefiero viajar entre los multi universos o diferentes dimensiones que sentir que estoy sentada en una oficina realizando algún trabajo que no me gusta.

Pero la verdad es que es tan fácil alejarte de este mundo que hasta a veces me sorprendo. Por ejemplo, cierto día estaba caminando en el transborde del metro Chabacano, de la línea azul a la café y mientras bajaba en las escaleras eléctricas vi como a una chica se le cayó una moneda y el chico con traje de atrás le ayudó a recogerla muy amablemente. Ella, como agradecimiento, le sonrió de manera muy coqueta y siguieron su camino como si nada hubiera pasado.

Puede que sea algo de la vida diaria pero en mi cabeza ya se formaba alguna historia: ¿el chico estaría guapo?, ¿le habrá sonreído también?, ¿qué tal si la alcanzó más adelante para pedirle su teléfono o para invitarle un café? Y a partir de ese momento la historia continúa y a ellos como protagonistas les puede suceder una infinidad de cosas: el chico está casado, ella se irá al extranjero en un mes, cuando van al café un carro atropella a alguno de ellos y muere… ¡hasta historias fatalistas pueden suceder!

¿Qué tal al ver una imagen? Tal vez esta fotografía retrata a una pareja que ríe mientras está acostada en el césped. Los dos comparten audífonos mientras las carcajadas se notan en la distancia. ¿Qué sucede en esta imagen?, ¿están escuchando la canción con la que se conocieron y recuerdan el momento con risas?, ¿están escuchando un chiste?, ¿están en una llamada telefónica en donde el doctor les confirma que ella está embarazada?, ¿están recibiendo la llamada de unos padres que aseguran depositar el dinero para poder rescatar a su hijo que tienen secuestrado?, ¿la esposa de él falleció y ahora podrán estar juntos?

Historias hay miles, millones, hasta en los lugares más recónditos como en los pliegues de una cortina, en la textura de los mármoles carrara de tu cocina, en la forma de la pared, las grietas en el piso…en cada rincón del mundo existen historias escondidas, y después de escribir este artículo puedo decir que es una bendición ser escritor, porque gracias a eso puedo ver esas situaciones, esas vidas y esos mundos que pasan desapercibidos para la mayoría de la población.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *