El anillo le costo un dedo

Spread the love

Cuando tenia 18 años, mi padre me conto una historia que se suponía que le había pasado a él.

Estábamos en Michoacán haciendo una fogata con algunos de mis tíos, la reunión se hizo porque uno de ellos compro una hectárea y para festejar fuimos a hacer una fogata al terreno, mis tías prepararon toda la comida y mis tíos todo lo que iban a beber, llegamos todos como a las 8:00 pm todos nos fuimos en dos camionetas, íbamos un poco apretados pero era la mejor opción, al llegar entre todos ayudamos a bajar las mesas, la comida las bebidas, y a juntar leña para la fogata, primero empezaron a platicar acerca de la hectárea que habían comprado, cosas como los planes que tienen y como los iban a llevar a cabo, después platicaron un par de anécdotas de cuando eran adolescentes, cuando cayó mas la noche, un primo dijo que tenia miedo, y en los pastizales se escuchaba ruido, mis tíos dijeron que quizá había sido algún animalillo y fue cuando empezaron a contar las anécdotas de terror, primero contaron una de las brujas, las cuales supuestamente si existen y uno de mis tíos logro ver una, dicha historia me recordó a cuando era pequeña, recuerdo haber visto una bruja sentada en mis piernas cuando estaba durmiendo; pero la historia que me traumo fue la que conto mi papá, dijo que cuando tenia como 28 años, se fue con un amigo a Querétaro, solo iban a ir de ida y vuelta, decidieron irse en una moto y turnarse para manejarla, ni siquiera llevarías ropa, se fueron como a las 6:30 de la tarde, cuando iban en la carretera, vieron que había una carreta con un difunto que iba muy lento así que la arrebataron, durante el camino se bajaron en un oxxo a comer un hot dog y a tomarse una cerveza, cuando se incorporaron a la carretera, vieron que la carreta iba unos 100 metros por delante de ellos, cuando de pronto ven que se cae por un barranco, en la carretera no había nada de carros, no podía nadie ayudar mas que ellos, dejaron la moto, bajaron a ver si estaban heridos los conductores pero ya estaban muertos, cuando vieron el ataúd, estaba entre abierto, el amigo de mi papa lo abrió, y vieron que era una viejita, en su dedo llevaba un anillo muy bonito de oro, Paco, el amigo de mi papa, trato de quitárselo, pero ya estaba muy hinchada, mi papá le dijo que ya se fueran y continuaran con su recorrido, obviamente antes llamaron al 911 para reportar el accidente, al continuar su viaje, Paco le dijo a mi papa que había hecho una estupidez, le había cortado el dedo a la viejita donde llevaba puesto el anillo, mi papa estaba muy asustado y le dijo que estaba tonto, a la media hora se les quedo sin gasolina la moto, por lo sucedido se les había olvidado ponerle, a lo lejos vieron una chocita, literal estaba solitario todo, no pasaban carros ni había casas, se dirigieron a la choza y les abrió una viejita sin dedo y les grito que porque se lo habían cortado, cuando dijo esta ultima frase mi papa lo gritó y todos nos asustamos horrible. Sin duda la mejor anécdota de terror que eh escuchado, me gusta tanto que recuerdo que la imprimí en mi nueva impresora Epson cuando tenia 18 años, ahora ya se me la historia y puedo contarla sin trabas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *